Un lácteo para cada etapa

Introducción

La leche materna es el primer alimento que consumimos al nacer, y al crecer, los lácteos se convierten en parte de nuestra dieta cotidiana. Tanto en niños como en adultos, los lácteos proporcionan numerosos beneficios para el organismo, realizando funciones específicas en las distintas etapas de nuestra vida.
Y recuerda: Danone recomienda una dieta variada y un estilo de vida saludable.

Infancia

Los lácteos son una fuente importante de calcio, vitaminas y proteínas de alta calidad, indispensables para el crecimiento y el desarrollo de niños y niñas. Además, son una importante fuente de lactosa (azúcar de la leche) y de vitamina D, que ayudan fijar el calcio en dientes y huesos. Los expertos en nutrición pediátrica recomiendan consumir de 2 a 4 raciones de lácteos, en función de la edad y actividad física de cada niño.

Adolescencia

La adolescencia es un período de gran desarrollo tanto físico como mental y, en consecuencia, también lo son las necesidades de energía y nutrientes del organismo, por lo que es preciso incluirlos en su dieta diaria. Los lácteos como el yoghourt son alimentos básicos en su alimentación. Se recomienda un consumo diario de 3 a 4 raciones.

Edad adulta

Alrededor de los 40 años la masa ósea comienza a disminuir gradualmente, de modo que es importante cubrir las necesidades de calcio del organismo mediante la ingesta regular de lácteos ya que el calcio y las proteínas del yoghourt ayudan a mantener la densidad ósea. Se recomiendan de 2 a 3 raciones al día.

Gestación y lactancia

Durante esta etapa el organismo experimenta numerosos cambios, por lo que se recomienda seguir una dieta variada y equilibrada y reforzar el aporte de nutrientes esenciales, como las vitaminas C y D, el ácido fólico, el hierro y el calcio, presente en los lácteos y fundamentales para la salud de la madre y para que el bebé crezca fuerte, protegido y sano.

Tercera edad

Para las personas de edad avanzada, incluir los lácteos en su dieta ayuda a cubrir los requerimientos de vitaminas y minerales que necesita su organismo. Consumir 2 o 3 raciones de leche o derivados al día –mejor si son desnatados– asegura el aporte de calcio necesario para reforzar su salud ósea. Con el envejecimiento pueden surgir problemas digestivos, por eso resulta especialmente idóneo el consumo de yoghourt, ya que tiene
un alto valor nutritivo, es de fácil digestibilidad y ayuda al mantenimiento de la flora intestinal.